Los analistas de conducta creen que el chófer asesino intenta transmitir moral un mensaje con sus decapitaciones