Primer misterio para la UAC, en la mesa había seis cubiertos y cinco copas de vino