Los analistas federales intentan detener una oleada de asesinatos a autoestopistas