La UAC detiene al asesino