La afición de Geisler por la viodeoconsola provoca continuas broncas en la pareja