Castigamos a uno de los frijoles asesinos