La Algameca Chica, el paraíso de los pobres