Adime demuestra que un 'support' también decide las partidas