Las reinas del brillo cruzarán el charco: ¡se fugan a San Francisco!