Noemí, a su madre: "Si los chinos pueden montar su negocio, ¿no vas a poder tú?"