Cadenas y una espada para atravesar un cuerpo: la extraña compra de los Fernández Navarro que deja helado al dependiente