La Rebe vende todas sus camisetas y quiere ampliar el negocio: ¡una muñeca con su cara!