Los primos se plantan en los 1.000 euros