No cambiar su rutina, la táctica de los terroristas de Barcelona