Frío polar y nieve por debajo de los 500 metros: el temporal que está por llegar