Pareja, condenada por hacer ruido