Julian Muñoz se autodefine como “el tonto de la película”