Costa siente que se ha quitado “un peso de encima” tras su confesión