Puigdemont juega al despiste en redes sociales