El empleo y la 'maldición' del día 31