El príncipe Felipe asume la agenda del rey