Miguel Ángel Revilla y Pablo Iglesias defienden su modelo para salir de la crisis