Aguirre, del ‘Tamayazo ‘ al balcón de Génova