La sesión del Parlament, un ir y venir de reuniones