Neymar cuesta más del doble de lo que España gasta contra la pobreza infantil