Monsonís afirma que las mordidas podían llegarán "a un 30%" cuando se hacían modificados