500 trabajadores y 500 millones de euros, las cifras de un hipotético Banco Central Catalán