Los lujos de Dívar, al detalle