La falta de personal y el cierre de camas colapsan hospitales madrileños en verano