Una silla vacía entre Cospedal y Sáenz de Santamaría evidencia las diferencias entre ambas