Jaguar, BMW... Nos adentramos en el 'concesionario de la corrupción'