La tensión en la calle: “Cifuentes ¿y tu máster?”