Los jóvenes atrapados en el Angliru por la nieve bajaron a pie y rescataron al resto de compañeros por sus propios medios