Ana Botella, con los trabajadores de La Princesa