Los recortes podrían dejar desatendidos a 170 niños con problemas neurológicos