Pedro Sánchez y Susana Díaz: ¿del amor al odio en tan solo dos años?