F. de Páramo: "El Senado se convierte en un cementerio de elefantes políticos"