Antonia se queda en la calle con sólo dos bolsas de ropa y una pensión de 300 euros