Martiño Noriega: “Algunos llevan años entendiendo que las instituciones y sus empresas públicas no dejan de ser una finca privada de sus intereses particulares”