500 millones de euros, el gasto que supondrían tres convocatorias electorales