J.C. Aparicio: “Me pareció que el letrado de Rato transmitía una razonable tranquilidad”