Cristina Cifuentes podría cortar el grifo de privilegios a Esperanza Aguirre