Las sospechosas lagunas de memoria de Jordi Pujol sobre la herencia