Los preferentistas piden ser recibidos como Rato