El Gobierno de Cospedal dejó ir a misa a sus funcionarios en horario laboral