La imagen del Rey se desploma