Los trileros de La Rambla, al descubierto