Un control de documentación sorpresa pone en riego el plan de Carrie Mathison