Diego, a su padre: "Si fueras un buen cabeza de familia te habrías partido los cuernos para coger un trabajo”