Lidia, la novia de Jesús, le pone a prueba pidiendo que se haga un selfie con ella